viernes, 30 de enero de 2009

El tejedor celoso , de Fernan caballero


Había una vez un hombre que era tejedor; tenía una mujer muy buena y muy linda; pero la había dado la manía de ser celoso y de figurarse que su honrada mujer le podía faltar. Una mañana, sabiendo que su mujer se había ido a confesar, y queriendo cerciorar de si sus sospechas eran ciertas, se puso un hábito de fraile y se sentó en el confesionario. Llegó la mujer, que lo había conocido y le dijo:

- Acúsome, padre, que he tenido amores con un mozo, después con un viejo y después con un fraile.

-Vete de aquí- le dijo el fingido fraile-no hay absolución para tales delitos.

Fuese enseguida a su casa y se puso a tejer; pero como estaba tan rabioso empezó a cantar para que lo oyese su mujer:

Acúsome padre, con mucho descoco

Que he tenido amores con un hombre mozo;

Después con un viejo, después con un fraile;

Y teje que teje, y dale que dale.

A lo cual ella, en la misma tonada, contestó de esta suerte:

- si te lo dije, fue por ser verdad,

Puesto que te quise en tu mocedad;

Ayer siendo viejo y hoy siendo fraile;

Y teje que teje y dale que dale.

Con lo cual se quedaron tan amigos por ciento y un años.

Vía: Cuentos y más

Preguntas:

  • 1. ¿Por qué la mujer se acuso de haber estado, enamorada de un mozo, un viejo y después un fraile?
  • 2. ¿Por qué el hombre empezó a cantar?
  • 3. ¿Qué ocurre al final?