jueves, 15 de abril de 2010

Pinocho se fue a pelar


Un día Pinocho fue a la peluquería. Le daba vergüenza porque con su larga nariz y su cuerpo de madera la gente se reía de él. Nada más entrar, un peluquero lo cogió, lo puso en un rincón y le colgó un abrigo.

-Ya ha llegado el nuevo perchero, qué original es -dijo encantado.