jueves, 22 de enero de 2009

Una noche al año, de McFarland, Henry

Él la vio; una bruja que bailaba al borde de la muchedumbre en juerga. Su esbelta y flexible silueta se dibujaba contra la luz de la hoguera de Halloween. Además del disfraz de bruja, usaba una ceñida máscara de látex que parecía muy real. La horrible máscara hacía contraste con el cuerpo hermoso y el sombrero enarbolado le daba un toque extravagante.

Bailaron un rato y luego charlaron. Él comenzó a acercarse mucho a ella, aunque era su primera reunión. "Vamos a quitarnos las máscaras", dijo él. "No estoy usando ninguna máscara", contestó ella y corrió hacia la oscuridad.

Una noche al año, una noche solamente, su rostro no la condena a la soledad.