jueves, 12 de marzo de 2009

Deucalión y Pirra

Deucalión y Pirra de Pedro Pablo Rubens

Cuando Pandora abrió su caja empezaron las guerras. Zeus indignado, fulminó con rayos a algunas personas para advertirles que dejaran la violencia. Como no hicieron caso, dijo que los eliminaría a todos de la faz de la Tierra. De repente empezó a llover sin pausa, toda la Tierra quedó inundada. Solo dos personas sobrevivieron: Deucalión y Pirra, marido y mujer.

Deucalión era el hijo de Prometeo, este estaba encadenado esperando a que un águila viniera para comerse su hígado. Como podía ver el futuro, le contó a su hijo las intenciones de Zeus y le dijo que iba a sepultar la Tierra bajo el agua y que la humanidad desaparecería. También le dijo que tenían que construir un arca. Así lo hicieron Deucalión y Pirra.

Cuando la lluvia cesó, Deucalión atracó el arca. Esperó a que se evaporaran las aguas y cuando volvió a verse la Tierra, descendieron a buscar supervivientes en el monte Athos, pero no había nadie. Entonces, le preguntaron a Temis, la diosa de la justicia, que si volvería a ver hombres y mujeres en la Tierra.

Ella les dijo que arrojaran los huesos de su madre hacia sus espaldas con los ojos tapados. Los que arrojara Pirra se convertirían en mujeres, los que arrojara Deucalión se convertirían en hombres.

Se quedaron desconcertados, pues no entendían como les pedía que desenterraran a sus antepasados, sería sacrilegio. De repente Deucalión lo comprendió todo. Se arrancó un trozo de su túnica, se taparon los ojos y empezaron a lanzar piedras a sus espaldas. Deucalión le explicó a Pirra que Temis se había referido a la Tierra al hablar de su madre. Pues es la madre de todos los seres. Y así nació la nueva humanidad.

Extratado de :

Mitos griegos
María Angelidou
Vicens Vives
Barcelona, 2008
pp.: 23-28

1 comentario:

Cintia dijo...

Este mito está muy bien sobre todo lo bien elegida que está la imagen.