jueves, 12 de marzo de 2009

Hércules y la Hidra de Lerna

Fernando De Zurbaran (Hércules y la Hidra)


En aquel tiempo los dioses se aparecían de momento ante los ojos de los seres humanos. Habían muchos héroes pero ninguno como Hércules. El era insuperable en la lucha. Un día en el que él era recién nacido un par de serpientes se arrastraron por su cuna y él con toda su fuerza las cogió del cuello y las apretó tan fuerte que las asfixió. Él fue quien acabó con la Hidra de Lerna, que era uno de los monstruo nacido del infierno y que tenía más de cincuenta cabezas. Ella se alimentaba de ovejas y de vacas. Cuando Hércules llegó la Hidra dormía dentro de su guarida. Hércules la obligó a salir y empezó a luchar sin piedad, iba cortando cabezas pero se regeneraban. La Hidra lo cogió pero él fue lo bastante hábil para no morir estrangulado. De un momento a otro Hércules oyó una voz, era la diosa Atenea que en forma de brisa le decía: busca la cabeza de oro. Hércules buscó y buscó pero no la encontraba hasta que vio una luz que resplandecía en en el centro de la Hidra, esa era la cabeza de oro. Hércules cogió su espada y le cortó la cabeza, pero para que no volviera a vivir la introdujo debajo de una piedra.

1 comentario:

Cristian Ortega Pérez dijo...

Me a gustado el mito y como hercules mata ha la hidra de lerna y que confio en Atenea.