lunes, 27 de abril de 2009

El nacimiento de Cenicienta Junior

Hubo una vez una chiquilla muy fea que vivía con sus padres en una casa poco lujosa. Un día su madre murió y la chiquilla se quedó huérfana madre. Al cabo de pocos años su padre se casó con una bella dama llamada Rosa. Esta tenia dos niñas bellísimas llamadas Linda y Flor. Linda era una chica guapa y extrovertida, era la menor de las hermanas. En cambio Flor era tímida, pero también era muy guapa. Cenicienta, que así la llamaban por su rostro pálido y sucio, hacía todas las tareas de la casa, porque ella era muy trabajadora.

Un día el rey de aquel país anunció una gran fiesta en palacio a la que Cenicienta no quería asistir para que no se rieran de su fealdad. Las hermanastras le dijeron:

-¿Cenicienta te apetece ir a palacio?

Cenicienta contestó:

-No, se reirían de mi fealdad

El día de la fiesta las hermanastras, muy guapas, se dirigieron a palacio. El príncipe a ver a las dos muchachas tan guapas se enamoró de Linda y la invitó a bailar.

Tras bailes y risotadas, las muchachas se fueron a su casa. Linda, al salir corriendo para parar un taxi que pasaba por allí cerca, perdió un zapatito. El príncipe, pasó por allí y lo recogió. este para encontrar la dueña del zapato decidió proponer un plan, el plan era que a la persona que le quedara bien el zapato se casaría con ella. Al día siguiente empezó con el plan, evidentemente a nadie le quedaba bien el zapato y cuando llegaron a casa de Cenicienta ni a ella ni a Flor les quedaba bien el zapato entonces, al probárselo Linda si le quedaba bien. Entonces el príncipe le propuso matrimonio y ella aceptó. Al cabo de los meses el príncipe y Linda se casaron en un convento de monjas pijas a las que les gustaba que las mujeres se casaran de rosa, pero Linda se caso de blanco. Al acabar la boda Linda y el príncipe se fueron a vivir a Canadá y allí a los nueve meses nació una hermosa niña a la que le pusieron de nombre Cenicienta junior. Lo de cenicienta se lo pusieron por su hermanastra. Y con su niña fueron felices y comieron perdices.