jueves, 7 de mayo de 2009

Caperucita Azul

Había una vez una niña muy bonita. Su madre le había hecho una capa azul y la muchachita la llevaba tan a menudo que todo el mundo la llamaba Caperucita Azul.

Un día su madre le pidió que fuera al centro comercial a cambiar una camiseta que había comprado el día anterior. Su madre le dijo que tuviera cuidado, ya que últimamente estaban secuestrando a muchas niñas de la misma edad de Caperucita , unos doce años o así, para quitarles los órganos.

Caperucita, un poco asustada por lo que le había dicho su madre, cogió la camiseta y se puso en marcha. Tenía que atravesar un pequeño bosquecito hasta llegar al centro comercial, y estaba muy asustada, le temblaba todo el cuerpo. Antes de entrar vio esperando un hombre en la puerta, tenía muy mal aspecto, Caperucita se acordó de lo que le había dicho su madre y, al ver al hombre, tiró por la puerta trasera, pero seguía persiguiéndola.

Era un hombre de unos cuarenta años o así, con ropas sucias, parcheadas y rotas. Caperucita, al ver que la perseguía, empezó a correr y se metió en una tienda. En la tienda había un vigilante hablando por el teléfono con uno de sus jefes y le decía:

-Ten mucho cuidado me han informado de que hay un traficante de órganos en el edificio. Caperucita se enteró, pero cuando se iba a esconder, el secuestrador la vio y fue corriendo hacia ella, el vigilante que lo vio fue detrás de él y le pegó tres palazos con una raqueta de tenis que había en la tienda, el policía exclamó:

-Maldito secuestrador , asqueroso , cómo te atreves a hacerle daño a una pobre niña.

-Ah, ah,ah -gritó el secuestrador.

Fue condenado a una pena de cárcel 42 años, al vigilante lo ascendieron y Caperucita y su madre le regalaron mucha ropa, por ser tan valiente.