jueves, 26 de noviembre de 2009

El publicista

Érase una vez un publicista al que contrataron unos ejecutivos de la empresa Mixta para que hiciera un anuncio guay del Paraguay. El hombre, indeciso, se lo pensó dos veces antes de decidirse y les preguntó que cuánto pagaban por el anuncio. Le dijeron que ya verían lo que le pagaban cuando les presentara el anuncio. Él dijo que iba enseguida y dio un salto y un grito de alegría porque pensaba que con su anuncio se iba a forrar de billetes de quinientos euros y fue a comprar una maleta decente para ir con su instrumental: su material eran dos gatos chinos, un pez que se llama Roberto en su pecera e infinidad de cosas chupi guais y graciosas. Entonces fue a comprar la maleta en la que iba a meter su instrumental , pero no tenía mucho dinero así que se la compró en los chinos donde habia comprado todo su instrumental.

El anuncio se iba a rodar en un instituto llamado IES María Moliner alrededor de las dos o las tres de la tarde, así que metió una ensalada para poder comer allí y también metió su instrumental gracioso.

El hombre presentó el anuncio y, como él pensaba, se forró y pensando en qué iba a gastar el dinero se le fue la cabeza, se olvidó de la maleta por completo y la dejóen el pasillo del instituto. Y allí me encontré yo la maleta al día siguiente.